Ideas y creencias

Aunque no lo creamos, todos tenemos un sistema de creencias. Estas creencias han sido fijadas en nuestra mente por medio de ideas prefijadas de forma consciente o inconsciente.

Simón (2016) menciona que las creencias se forman “durante nuestro desarrollo y proceden de muchas fuentes distintas: educación, cultura, figuras parentales, amistades, acontecimientos traumáticos, experiencias repetitivas…”

¿Por qué es importante conocer esto?

Su importancia radica en el reconocimiento de que observamos, evaluamos e interpretamos al mundo de acuerdo a nuestro sistema de creencias (Warmerdam, 2014).

Albert Ellis, en su teoría A-B-C de la personalidad, habla acerca del rol que poseen nuestras creencias a la hora de reaccionar ante una situación. Las palabras del gran filósofo estoico Epícteto resumen, según Ellis, la base fundamental de su teoría: “las personas no se alteran por los hechos, sino por lo que piensan acerca de los hechos”.

Es decir, no son las situaciones las que nos afecta, sino la interpretación que le damos a los hechos, lo que nos lastima. Dos personas pueden vivir la misma experiencia, pero la forma en la que le den sentido al mismo hecho será muy distinta, basados en sus creencias.

Cuando nuestras creencias nos traen dificultades en las relaciones sociales, o nos limitan el crecimiento personal, es allí cuando surge el problema.

Creencias limitantes y potenciadoras

Las creencias limitantes  son las que nos impiden conseguir los resultados que necesitamos en nuestra vida.

Las tres principales creencias limitantes son:

  1. Desesperanza: creer que el objetivo que deseo lograr no está a mi alcance.
  2. Impotencia: creer que no soy capaz de alcanzar mi objetivo.
  3. No merecerlo: creer que no merezco alcanzar mi objetivo.

Las creencias potenciadoras son las que nos permiten conseguir los resultados que queremos y merecemos en la vida. Debemos enfocarnos en ellas, pues son las que nos permitirán avanzar en nuestras metas, haciéndonos sentir felices y plenos.

Algunos ejemplos de creencias potenciadoras son:

  1. No hay fracaso, tan solo aprendizaje.
  2. Tenemos todos los recursos que necesitamos, y si no los tenemos, podemos crearlos.
  3. Todo comportamiento tiene un propósito.

Al comprender que todos contamos con ambos tipos de creencias (limitantes y potencidoras), nos damos cuenta que es algo con lo que todos lidiamos. Incluso las personas más exitosas luchan contra sus creencias limitantes, para no permitir que estas les impidan alcanzar sus objetivos.

Es por esto que debemos poner a prueba nuestro sistema de creencias, y averiguar si nos están potenciando o limitando. Al evaluar la forma en la que interpretamos las situaciones de nuestra vida, podemos decidir conscientemente evitar las creencias limitantes y hacer uso de las creencias potenciadoras.

 Pronto nos podremos dar cuenta de que nuestro entorno ha cambiado, pero no ha sido más que el reflejo de nuestro cambio interno, que se refleja en nuestro exterior y nos hace ver la vida con otros colores.

No debemos permitir que nuestra alegría se vea opacada por nuestras creencias, sino que debemos siempre ir en búsqueda de nuestra felicidad, y de alcanzar todo nuestro potencial sin barrera. La vida es una búsqueda constante de nuestra mejor versión.

Bibliografía:

Simón, C. (2016). Identifica y cambia tus creencias limitantes. Mindful Science. Recuperado de: https://www.mindfulscience.es/wp-content/uploads/2016/12/ebook-identifica-y-cambia-tus-creencias-limitantes.pdf

 Warmerdam, S. (2014). Comprendiendo las creencias. Mindworks. La práctica de la atención plena. Una guía para cambiar pensamientos, creencias y reacciones emocionales (pp. 33-50). California: Cairn Publishing.  

Bou, J. (2013). Conceptos importantes en el coaching educativo. Coaching educativo (pp. 117-122). Colombia: Ediciones de la u.

Fotografía por Rebe Pascual en Unsplash

El poder de la mente

Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.

Proust

La mente es el conjunto de procesos cognitivos que engloban una serie de actividades mentales (la atención, la memoria, el aprendizaje, el pensamiento, motivación, emoción, lenguaje y percepción) que nos llevan a cada uno a darle significado a nuestra vida y nuestra realidad.   

La mente es poderosa, pero debemos tener precaución al utilizarla. Conocer cómo funciona y qué estrategias podemos utilizar para mejorar nuestras vidas es muy importante.  A continuación mencionamos algunos de los procesos que se desarrollan allí y cómo, haciendo pequeñas modificaciones, podemos descubrir nuevas formas de ver la vida:

  • Lenguaje: Nuestras palabras tienen un gran impacto en nuestras vidas. La forma en la que nos hablamos a nosotros mismos afecta cómo nos vemos y nos sentimos. Si no creemos en nosotros mismos y no nos hablamos de una forma amable, seguro nos ocurrirán cosas que seguirán reforzando esa forma de hablarnos. Con nuestras palabras damos vida a nuestra vida.
  • Memoria: Nosotros podemos elegir recordar las cosas buenas que nos han ocurrido. No se trata de ignorar u olvidar por siempre a las malas. Se trata de darle énfasis a las buenas, para que no vivamos con una pesadez y tristeza en nuestro corazón.
  • Aprendizaje: Debemos elegir aprender siempre. No necesariamente una carrera universitaria. Nos referimos a todo tipo de cursos que puedan sacar nuestro lado creativo, retarnos a aprender algo nuevo que siempre nos dio curiosidad pero que nunca creímos que teníamos lo que se necesitaba. Algo como un curso de manualidades, natación, lettering, yoga. Cualquier actividad que despierte nuestro interés y alimente nuestra mente de una forma positiva.
  • Atención: Podemos elegir poner más atención a los eventos o situaciones realmente importantes, valiosas y decidir no poner tanta atención en otros que, al compararse, realmente sean poco significativos. Por ejemplo, disfrutar de un evento familiar es más significativo que contestar correos de trabajo mientras estamos en ese evento familiar.  
  • Emoción: Constantemente debemos revisar nuestras emociones. Desarrollar mecanismos que nos permitan controlarlas cuando sintamos que se salen de control. No dejar que las emociones negativas como la tristeza, el miedo o la ira nos tomen de rehenes.

Entendemos que hay situaciones en las que algunos aspectos se salen de nuestras manos. En esos casos lo mejor es buscar la ayuda de un profesional. Pero aquí hablamos de situaciones que se encuentran dentro de los parámetros de lo que podemos manejar.

Ser conscientes de estos procesos mentales (tan particulares para cada uno), y de  cómo estos afectan nuestra forma de percibir el entorno, las situaciones y nuestras relaciones sociales, es fundamental para poder realizar estos cambios.

En el próximo artículo, continuación del presente (El poder de la mente),  discutiremos sobre los pensamientos y las creencias y sobre  cómo podemos obtener mejores resultados en nuestra vida si logramos dominarlos.

Bibliografía:

Ballinoti, C. [Christina Balinotti]. (2019, julio 20). ¿Qué es la mente y cómo controlarla?[archivo de video]. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=3O1Yi0VCwS8&t=87s

Gonzáles, J.L. Estructura y función de la mente humana. Psiquis. Volumen VIII/87. Recuperado de: https://www.psicoter.es/_arts/87_A048_02.pdf

Lupón, M; Torrents, A y Quevedo, L. Apuntes de Psicología en Atención Visual. PROCESOS COGNITIVOS BÁSICOS. TEMA 4. Recuperado de: https://ocw.upc.edu/sites/all/modules/ocw/estadistiques/download.php?file=370508/2012/1/54662/tema_4.__procesos_cognitivos_basicos-5313.pdf

Fotografía por Laurenz Kleinheider en Unsplash

LA LECTURA

La lectura nos convierte en eternos alumnos.

En este post damos importancia a la lectura, pues tiene un lugar muy importante en nuestras vidas. Esta nos permite comprender el mundo que nos rodea, dándole significado a la información que encontramos en forma gráfica. Además, es una gran herramienta para el aprendizaje, al mismo tiempo que nos entretiene y nos ayuda a alimentar la imaginación.

Cuando somos pequeños y leemos nuestras primeras palabras, nuestros padres sienten una enorme satisfacción y orgullo. Significa que estamos creciendo y que desde ese momento se nos abrirá una puerta hasta entonces desconocida, la de la lectura.

Con un índice de analfabetismo del 12.31% en el 2017 según el Comité Nacional de Alfabetización (como se cita en la Fundación Ramiro Castillo Love, 2018), leer es un privilegio de pocos. Sin embargo, eso no significa que eso nos convierta en grandes lectores instantáneamente. No siempre vemos ese ejemplo en casa, y esas lecturas complicadas que nos hacen leer en clase lejos de apasionarnos, nos alejan del cometido.

Por eso queda en nosotros desarrollar este interés, pues es una habilidad que nos permitirá convertirnos en estudiantes permanentes. Seamos abogados, maestros o contadores, necesitaremos mantenernos al día con la información de lo nuevo o innovador en nuestra área, así que no podremos escapar a la necesidad de leer. Por eso es mejor unirnos a la tendencia y hacerlo con positivismo y ganas de aprender.

Para poder lograrlo te dejamos algunos tips para que comiences a desarrollar este hábito y descubras lo maravilloso del mundo de la lectura:

  1. Interés. Busca libros sobre temas que realmente te interesen y en los que desees profundizar. Incluso leer artículos de revista, chistes u otro tipo de lecturas de fácil comprensión pueden abrirnos la mente y nuestro gusto por la lectura.
  2. Largo. Al inicio, busca libros o textos que no sean muy largos. Es ideal empezar por libros delgados que puedas terminar rápidamente, para promover su interés. Cuando finalmente logres el hábito, no te importará el grosor.
  3.  Hacer de la hora de lectura algo especial. Tomar una buena taza de té o café, buscar una esquina cómoda y bien iluminada, tener a la mano un pequeño refrigerio. Harán que la lectura se convierta en un momento especial para ti.
  4. Discute los temas. Busca momentos o personas con las que puedas discutir las ideas o puntos que vas descubriendo. Verás cómo fluye la conversación y descubrirás cómo vas adquiriendo tus propias ideas y pensamientos en torno a lo que vas leyendo.

Con estos consejos podemos empezar a abrirnos camino hacia un interés genuino por la lectura. Y es que los temas de lectura existentes son tan vastos que seguramente podremos encontrar algo que nos interese. Solo debemos abrir nuestra mente y darle una oportunidad, dejando de lado la creencia de que es “aburrido”.  

Referencias:

Fundación Ramiro Castillo Love. (2018). El analfabetismo en Guatemala. En la página web: https://blog.corporacionbi.com/noticias/analfabetismo-en-guatemala

Fotografía por Thought Catalog en Unsplash